Leicester City: Un año para un milagro

Un 21 de noviembre de 2014, el Leicester City ocupaba la 20ª posición en la Premier League, algo dentro de lo normal para un equipo que hacía apenas unos meses había vuelto a la Premier League. Eran otros tiempos, ahora mucho más lejanos de lo que parecen. En aquella misma fecha, el Chelsea de José Mourinho era líder de la competición, lo esperado teniendo en cuenta el potencial de la plantilla blue y el Arsenal…., bueno, el Arsenal no terminaba de estar arriba y ocupaba la 4ª posición.

Un sueño de 365 días

El pasado domingo, 21 de noviembre de 2015, el Leicester City se aupaba a la primera posición en la clasificación de la Premier League. Con la base del mismo equipo que cerraba la tabla tan sólo un año antes, los Zorros, dirigidos por el italiano Claudio Ranieri le habían dado una vuelta a la situación, aprovechando el pinchado del Manchester City para ponerse líderes contra todo pronóstico.

Ese mismo domingo, el Chelsea de un cuestionado José Mourinho ocupaba la 15ª posición en la tabla, a pesar de haberse impuesto por la mínima en su partido de la jornada mientras que el Arsenal….en fin, el Arsenal ocupaba la misma cuarta posición en la Premier League, dando la misma sensación de conformismo que ha dado en los últimos 3 años.

Un mago italiano

El veterano Claudio Ranieri fue nombrado nuevo entrenador del Leicester City el pasado verano

Tras acabar la temporada en 14ª posición, nadie esperaba que la dirección deportiva del Leicester City, un equipo cuyos mayores logros pasan un título de la FA Cup (1961) y tres finales perdidos, fuese a despedir a su entrenador, Nigel Pearson. Sin embargo, los Zorros decidieron prescindir de un entrenador con un buen prestigio en las islas, apostando por un Claudio Ranieri cuyos mejores tiempos parecían ya pasados.

El veterano entrenador romano tenía, a pesar de su extensa carrera, sólo un par de títulos destacados en su currículum: una Copa de Italia con la Fiorentina (1996) y una Copa del Rey con el Valencia (1999).

Con un estilo muy definido, basado en la solidez defensiva, las escasas concesiones para los ataques del rival y la contundencia de su línea ofensiva, Ranieri encontró en el Leicester City un sitio perfecto para poner en práctica su juego de entrega y contrataque, con jugadores como Esteban Cambiasso, Ryad Mahrez y, sobre todo, Jamie Vardy.

Los fichajes del alemás Fuchs, el medio francés N´Golo Kanté y el suizo Gökhan Inler reforzaron un equipo del que nadie esperaba nada que no fuese lucha, entrega y muchos problemas para no perder la categoria.

Cuatro meses inigualables

El Leicester City abrió el curso con una espectacular victoria (4-2 ante el Sunderland) en el King Power Stadium, su hogar. Sería la primera de las 8 victorias en las 13 primeras jornadas del campeonato. Ante el West Ham, los Zorros lograron un sufrido 1-2, ganando su primer partido como visitante. Dos empates consecutivos, ante Tottenham en casa (1-1) y el Bournemouth a domicilio (1-1) dieron paso a un nuevo triunfo en casa (3-2) y un empate a 2 ante el Stoke Cit.

Los Gunners fueron los primeros y, hasta ahora, los únicos, en derrotar a los hombres de Ranieri, en uno de los partidos más espectaculares de la temporada (2-5). Si alguien esperaba que aquello fuese a desmoralizar a los Zorros, sólo tuvieron que esperar una jornada para darse cuenta de su error: un tanto de penalti de JAmie Vardy abrió el marcador para su equipo, en la importante victoria por 1-2 a domicilio, ante el Norwich City.

El parón de selecciones de Octubre y el revuelo por lo que, ya entonces, era una tremenda racha goleadora del 9 de los Zorros pareció afectar al equipo, que empató en su visita al Southampton (2-2), con un gol, el segundo en el partido, en el tiempo extra del ya por entonces delantero más deseado de la Premier League.

Directos al liderato

Fuese por lo que fuese, el Leicester se encontraba en las posiciones de la parte alta de la tabla antes de recibir a otro de los grandes animadores del campeonato en este arranque: el Crystal Palace. Con Arsenal y Manchester City apareciendo como grandes candidatos al título, ante los errores de Chelsea y, en menor medida, el Manchester United, los Zorros derrotaron al Palace con un gol de Vardy, empezado una racha de cuatro victorias consecutivas (2-3 frente al WBA, 2-1 frente al Watford y 0-3 en St. Jame’s Park, la pasada jornada) que le auparía al liderato la pasada jornada, tras el tropiezo de los de Pellegrini en el Etihad (1-4) frente al Liverpool de Jürgen Klopp.

“God save Jamie Vardy”

Jamie Vardy y Mahraz, los pilares del ataque del Leicester City

Un gol en el minuto 77 de Jamie Vardy frente a las Urracas le hacía entrar en la historia, al igualar a Ruud Van Nistelrooy al anotar al menos un gol en 10 jornadas consecutivas de la Premier League. El chico al que casi pierden para el fútbol en el Sheffield Wednesday, ese que jugaba en 7ª división en 2011, lograba su 13º gol de la temporada, poniendo líder de uno de los dos campeonatos más importantes del mundo a un equipo modesto.

Este fin de semana, las miradas estarán puestas en el 9 de los Zorros. Su equipo recibe a los Diablos Rojos, el ex equipo de Van Nistelrooy, que actualmente ocupa la segunda plaza de la clasificación, a un punto del líder. Si alguien hubiese dicho en agosto que en esta jornada, los dos primeros de la Premier League se iban a disputar el liderato en Leicester, le hubiesen tildado de loco. Afortunadamente, el fútbol nos enseña cada día que es eso, una bendita locura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *