Una mala gestión con Casemiro ha podido costar 4 puntos al Real Madrid

Casemiro amarilla

En la semana más difícil de lo que llevamos de temporada para el Real Madrid, el insustituible Casemiro se ha perdido dos partidos cuando, si le hubiesen sacado la amarilla ante el Alavés, habría jugado los dos.

Tres amargos empates

Sin dejar de valorar el excelente trabajo en defensa del Athletic Club, la clave para entender este tercer empate del Real Madrid en esta mala semana no está en lo que ocurrió el 26 de noviembre ante el PSG, cuando la entrada de Meunier que lesiona a Hazard hizo que el equipo perdiese su “momentum”, como lo llaman en Estados Unidos. Más allá de la baja del jugador de mejor uno contra uno de la plantilla que ha trastocado todo, Zidane es totalmente responsable de que el equipo haya jugado sin Casemiro en dos de estos tres partidos.

El 14 blanco estaba siendo el jugador con más minutos disputados en esta temporada. Apenas había descansado media hora en los primeros 16 partidos. No tiene recambio natural y, además, en un momento dado los posibles candidatos a ocupar su lugar en el once inicial, estaban lesionados.

En la 12ª jornada, en el partido ante el Real Betis, el ex de Sao Paulo veía su cuarta amarilla, quedando al límite de perderse un partido. El brasileño jugó los 3 partidos de liga siguientes, ante Eibar, Real Sociedad y Alavés, posiblemente los tres mejores partidos que han disputado los Blancos esta campaña. Justo cuando Hazard empezaba a estar en su mejor forma.

Con los partidos en Mestalla y el Nou Camp a la vista, lo normal es que Zidane recomendase a su jugador que provocase la 5ª amarilla antes del final del partido en Mendizorroza y así se perdiese el choque ante un Espanyol en horas bajas. No fue así. Para mi sorpresa, Casemiro aguantó sin siquiera plantearse el buscar la tarjeta. El partido estaba ajustado y tuvo cien opciones de buscarla. No lo hizo.

Un error de cálculo

El equipo sufrió ante el Espanyol, un partido en el que Casemiro pudo ver la amarilla. Zidane se dió cuenta que exponerle en Mestalla era perderle para Barcelona y le dejó fuera del once. Primer error: a este Valencia era difícil ganarle sin tu mejor centrocampista, tanto por lo que aporta como por lo que limitas que el todoterreno Fede Valverde tenga que hacer coberturas. ¿Resultado? Un empate y dos puntos que volaron.

Casemigo jugó en Barcelona y allí vió la 5 ª amarilla, perdiéndose el partido de esta noche ante el Athletic Club. El equipo ha podido ganar, pero le ha faltado físico en la segunda parte. Es normal echar de menos a un jugador como el brasileño. Sin él, ni Kroos tiene libertad para moverse ni Valverde puede descolgarse. El charrúa ha estado más pendiente de no perder la posición que de tratar de destrozar la defensa rival con sus llegadas. ¿Resultado? Otros dos puntos que vuelan.

Nadie puede asegurar que con Casemiro, los partidos en Valencia y el de esta noche habrían cambiado. Lo que está claro es que, igual que la baja de Hazard es imprevisible, la ausencia del paulista sí se podía haber gestionado mucho mejor, pero bien Zidane, bien el jugador, se han equivocado y han ayudado a que el Real Madrid despida este horroroso 2019 con un amargo sabor de boca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *